Sanar nuestras propias heridas

Todas tenemos cosas que limar. Quiero que lo sepas.No conozco a nadie que haya resuelto todos y cada uno de los conflictos interiores que le acompañan. Y es que la vida no para y las experiencias se acumulan sin tener prácticamente tiempo a digerirlas.Pero sí que hay algo que deberíamos intentar solucionar o, al menos poner «sobre papel» cuando decidimos tener hijos.

Las heridas de la infancia o algunas experiencias traumáticas como pueden ser un abandono, la muerte de alguien cercano o los abusos, deben salir al terreno consciente.

¿Qué significa eso?A pesar del miedo y de la reticencia que sentimos a la hora de abordar estos temas (algo completamente normal porque es nuestro sistema de defensa) debemos aprender a «sacar» todo ese dolor, evidenciarlo a través de palabras e iniciar un proceso de reparación en el que el perdón (a nosotros mismos y a los demás) nos permita cerrar una puerta para que otra se pueda abrir.

No siempre es fácil. Hay quienes reparan a través de la vida, algo más visceral e inconsciente, y hay quienes reparan a través de la psicoterapia, en un entorno más protegido y con la ayuda de un profesional cualificado para ello.Cuando no solucionamos algunas heridas de la infancia es probable que tampoco podamos ayudar a nuestros hijos a superar las suyas, porque nosotros todavía no hemos sido capaces de exteriorizarlas y elaborarlas.

Los duelos pendientes, el maltrato o los abusos pueden acompañarnos como una nube de tormenta encima de nuestra cabeza para toda la vida, impidiéndonos vivir plenamente, ser felices y disfrutar de una crianza consciente.

Te pondré un ejemplo: imagina que de pequeña perdiste tempranamente a tu madre. Como eras muy chiquitita y nadie a tu alrededor quería causarte dolor, intentaron maquillar el suceso y hacer como que no pasaba nada, cuando realmente habías sufrido el abandono más terrible que un niño puede sufrir.

¿Cómo abordarás el tema cuando seas madre? ¿Cómo acompañarás a tu hijo cuando te pregunte sobre la muerte? ¿Qué harás cuando tengas que acompañarle a él/ella en un duelo?

Entiendes a lo que me refiero, ¿verdad?

No hace falta ni si quiera que sea un suceso tan trágico como una muerte. Una ridiculización en público, un cachete que te ofendió o un «cállate» también duelen.

Es un tema difícil de abordar en tan poco espacio, pero me encantará hablar de él en futuros posts, basándome en experiencias vuestras y poniendo a vuestra disposición algunas herramientas para que podáis disfrutar de una maternidad consciente y criar hijos felices. Así que aquí me tenéis, soy todo ojos 

Un fuerte abrazo.

Últimas Publicaciones

Ossobuco con setas

Un ossobuco preparado en olla lenta con una guarnición muy otoñal: ¡setas cremosas! En casa nos encanta el ossobuco. Bueno, …
Seguir leyendo

Albóndigas en salsa de coco

Aprovechando lo que me queda en el congelador del último pedido de carne de pasto, han salido estas deliciosas albóndigas …
Seguir leyendo

Dónde compro la carne de pasto

Después de la entrevista a Mónica de la plataforma de Yerba, La Carne de pasto, me apetecía contaros cuáles son …
Seguir leyendo



Suscríbete

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He aparecido en...

Marina ribas 2019®