Sanar nuestras propias heridas

Todas tenemos cosas que limar. Quiero que lo sepas.No conozco a nadie que haya resuelto todos y cada uno de los conflictos interiores que le acompañan. Y es que la vida no para y las experiencias se acumulan sin tener prácticamente tiempo a digerirlas.Pero sí que hay algo que deberíamos intentar solucionar o, al menos poner «sobre papel» cuando decidimos tener hijos.

Las heridas de la infancia o algunas experiencias traumáticas como pueden ser un abandono, la muerte de alguien cercano o los abusos, deben salir al terreno consciente.

¿Qué significa eso?A pesar del miedo y de la reticencia que sentimos a la hora de abordar estos temas (algo completamente normal porque es nuestro sistema de defensa) debemos aprender a «sacar» todo ese dolor, evidenciarlo a través de palabras e iniciar un proceso de reparación en el que el perdón (a nosotros mismos y a los demás) nos permita cerrar una puerta para que otra se pueda abrir.

No siempre es fácil. Hay quienes reparan a través de la vida, algo más visceral e inconsciente, y hay quienes reparan a través de la psicoterapia, en un entorno más protegido y con la ayuda de un profesional cualificado para ello.Cuando no solucionamos algunas heridas de la infancia es probable que tampoco podamos ayudar a nuestros hijos a superar las suyas, porque nosotros todavía no hemos sido capaces de exteriorizarlas y elaborarlas.

Los duelos pendientes, el maltrato o los abusos pueden acompañarnos como una nube de tormenta encima de nuestra cabeza para toda la vida, impidiéndonos vivir plenamente, ser felices y disfrutar de una crianza consciente.

Te pondré un ejemplo: imagina que de pequeña perdiste tempranamente a tu madre. Como eras muy chiquitita y nadie a tu alrededor quería causarte dolor, intentaron maquillar el suceso y hacer como que no pasaba nada, cuando realmente habías sufrido el abandono más terrible que un niño puede sufrir.

¿Cómo abordarás el tema cuando seas madre? ¿Cómo acompañarás a tu hijo cuando te pregunte sobre la muerte? ¿Qué harás cuando tengas que acompañarle a él/ella en un duelo?

Entiendes a lo que me refiero, ¿verdad?

No hace falta ni si quiera que sea un suceso tan trágico como una muerte. Una ridiculización en público, un cachete que te ofendió o un «cállate» también duelen.

Es un tema difícil de abordar en tan poco espacio, pero me encantará hablar de él en futuros posts, basándome en experiencias vuestras y poniendo a vuestra disposición algunas herramientas para que podáis disfrutar de una maternidad consciente y criar hijos felices. Así que aquí me tenéis, soy todo ojos 

Un fuerte abrazo.

Últimas Publicaciones

Menú semanal gratuito

Con la llegada del nuevo curso sé de buena mano el estrés que supone tener que pensar en cómo organizar …
Seguir leyendo
berenjenas rellenas de carne picada de pasto

Berenjenas rellenas de carne de pasto

Berenjenas rellenas: un clásico que nunca falla Las berenjenas son una de esas verduras que nunca falta en nuestra nevera: …
Seguir leyendo
pulpo gallega olla lenta crockpot

Pulpo a la gallega en olla lenta

Pulpo a la gallega en olla lenta: versión keto/low-carb para amantes de este tradicional plato. Cuando Jay y yo salíamos …
Seguir leyendo



Suscríbete

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He aparecido en...

Marina ribas 2019®